2017-12-10

La sabiduría de las mujeres


El caserío Iturrarán de Aia, un espléndido caserío del siglo XVIII es un bello ejemplo del rico patrimonio rural que alberga la Gipuzkoa rural, y allí es donde dos decenas largas de personas nos hemos ido reuniendo durante unos 18 meses a convocatoria de la Diputación Foral de Gipuzkoa, inmersa en un proceso integral de participación que, lógicamente, ha tenido su reflejo en el campo agrario.
En esos largos meses de reflexión sectorial, los allí presentes, representativos de los diferentes subsectores y de la rica biodiversidad de agentes que pululan por el sector, hemos sido capaces de ir reflexionando sobre la situación del sector, sobre las prioridades cara al futuro y, personalmente al menos, lo que yo más valoro, ir tejiendo un clima de complicidad capaz de ir superando los resquemores que pudiésemos tener unos con otros. Ya lo dice la canción, ¡el roce, hace el cariño!
Puestos a poner pegas, les tengo que confesar que durante los meses de invierno, hemos pasado un frío del carajo y todavía albergo la duda si el ambiente gélido era por las enormes dimensiones del habitáculo o si es que los organizadores, la Diputación, estaban compensando con el ahorro en calefacción el gasto en el sabroso lunch final con el que rematábamos cada una de las sesiones.
Hemos trabajado numerosos temas pero hoy pretendo centrarme en uno tan básico como importante y es la comunicación, o incomunicación, entre el mundo rural, el caserío, el sector agropecuario y el mundo urbano por otra parte. El primero es, tanto numérica como económicamente, más bien pequeño, mientras el segundo, el mundo urbano, mayoritario, hegemónico diría yo, es en resumidas cuentas, el resto, lo que no es rural. Por eso mismo, la preocupación por una falta de comunicación entre ambos mundos, entre ambas realidades es únicamente percibida por el mundo rural mientras el urbano, al menos la mayoría de ellos, ni perciben la falta de comunicación y lo que es peor, puede que ni sienta la necesidad de mejorarla.
El mundo rural gipuzkoano actual se siente en minoría, menospreciado, despreciado en algunos casos y con unas ansias enormes de mejorar los lazos con la parte urbana de su sociedad y por ello, desde el grupo de personas que hemos participado en la reflexión sectorial-foral , hemos estimado conveniente mejorar la imagen del sector en el mundo de la educación, en los libros de texto, en los contenidos curriculares para así lograr que el sector agropecuario sea percibido por los niños y niñas como un digno modo de vida  o una profesión de futuro.

2017-12-03

Odio Cordial



Acabo de imprimir la Comunicación de la Comisión sobre la PAC post 2020 y al no haber tenido tiempo para una lectura pausada, esta semana les quería hablar de unas interesantes Jornadas sobre la sidra, Sagardo Forum, celebradas la semana pasada en el imponente marco de la Fundación Orona de Hernani y magníficamente organizadas por la asociación Sagardoaren Lurraldea (El Territorio de la Sidra) donde se trataron tanto temas de producción de manzana y la sidra en el mundo como el pujante turismo de la sidra.

Pues bien, en el transcurso del primer día pudimos escuchar las prudentes palabras del experto en pomología, Aitor Etxeandia, quien destacando el punto de partida del cultivo de la manzana para sidra en nuestra tierra (pequeñas fincas, diseminadas, orografía difícil, descontrol o diversidad varietal, …), haciendo suyo el eufemismo de contar con un “amplio margen de mejora”, puso el acento en la leve pero continua mejora que están desarrollando los productores de manzana, eso sí, asesorados por técnicos y traccionados por unas sidrerías que demandan manzana autóctona para así poder cumplir con los condicionantes de la recién nacida Denominación de Origen “Euskal Sagardoa”.

Ese mismo día, el responsable de dicha Denominación, Unai Agirre, destacó el importante crecimiento que ha experimentado al subir el número de sidrerías adscritas pero sobretodo el número de litros destinados a la D.O. que suben de los 2.000.000 de la campaña pasada a los 4.000.000 elaborados para tal fin, si bien, el que este importante volumen de sidra se destine a la D.O. no significa que toda ella cumpla, al embotellarse, las condiciones exigidas y más difícil aún, faltará por ver cuánta sidra amparada por la D.O. será comercializada como tal.

En esta tarea los consumidores, una vez más, tenemos la sartén por el mango y yo, por mi parte, ya le he dicho al presi de mi sociedad que vaya comprando sidra amparada por la D.O., la botella de la capucha roja, aunque si les digo la verdad, si el amargado de arriba sigue en sus trece puede que no lleguemos ni a catarla y por ello, invito a todos mis lectores para que en la medida de sus posibilidades, al comprarla para casa o al pedirla en un restaurante reclamen la sidra con capucha roja porque, con este simple gesto, están ayudando al conjunto del sector, tanto a sidreros como a productores de manzana.

2017-11-26

Colorín Colorado




El inicio del nuevo año, 2018, será el momento propicio para que este juntaletras haga una valoración de los primeros 5 años de su andadura pseudo-periodística y/o bloguera. Inicié esta aventura hace ya un quinquenio, siendo consciente de antemano que su futuro era NEGRO pero  con el ánimo de dar voz a las opiniones, inquietudes y planteamientos de los baserritarras con los que trabajo y  visto que a algunos les molesta escuchar ciertas opiniones, a otros cuantos les parece que soy un pastelero y que corro el peligro de repetirme más que el ajo siempre con la misma temática, creo que, quizás, haya llegado el momento de que me replantee si merece la pena seguir o, si por el contrario, dar un merecido descanso al teclado.
Creo que mi primer artículo se titulaba “El lado folklórico de la agricultura” y en el mismo, entre otras cuestiones, narraba las numerosas trabas que tenemos los que trabajamos en los agentes sociales agrarios para “colocar” nuestro producto a los medios de comunicación puesto que, la mayoría de las veces, ni encaja en el apartado de Economía, repleto de macrofusiones, industria 4.0, noticias del BCE y otras historias no menos importantes, ni en el de Sociedad, copado por asesinatos, robos y mangoneos varios. Pues bien, 5 años después, no crean que hemos avanzado mucho y nuestro sector tiene que seguir haciendo verdaderos malabares, patochadas o salvajadas si quiere captar la atención de los periodistas.
Por otra parte, existe una expresión en euskara como “GORRIAk ikusi” cuya traducción literal sería “verlas ROJAs” pero que se debe traducir libremente como “pasarlas MORADAs” que viene a cuento por las enormes dificultades, cuando no imposibilidad, de hacer llegar al gran público, a los consumidores finales, el mensaje, la realidad y vivencias de ese sector productor, tildado de tradicional y profesional que se ve ninguneado e invisibilizado por periodistas obnubilados por la agricultura simpática, representada por el prototipo de pequeño agricultor, ecológico y que comercializa mediante la vía directa. No quieran ver en estas palabras crítica alguna para este tipo de agricultura puesto que en mi opinión el sector debe ser tan amplio y variado como lo es el consumidor final, ahora bien, no trago con que algunos periodistas nos quieran vender al conjunto de la sociedad ese modelo, de vía o concepción estrecha, minoritario por otra parte, que tanto les gusta a ellos y que pretenden imponerlo a todos.
Para más jodienda, .....

2017-11-19

Hijo de Putin





Los últimos acontecimientos del mundo mundial nos sugieren, a falta de pruebas fehacientes, varios hechos en los que, al parecer, el malévolo Putin se dedica a malmeter, no tanto para sacar beneficios directos e inmediatos, sino más bien, para medrar y joder al vecino para así, debilitarlo y de paso, como quien no quiere, autofortalecerse. Nos hablan de que los hackers rusos, impulsados y sustentados económicamente por el nuevo zar Putin, intentó influir en las elecciones norteamericanas perjudicando las expectativas electorales de Hillary Clinton, igualmente, se habló de quería echar por tierra el recuento de las elecciones holandesas y ahora, según la prensa, parece que también ha estado metiendo la puya en la cuestión catalana. En definitiva, que el señor Putin, haciendo gala de su apellido, es un verdadero Hijo de Putin.

Pues bien, refiriéndome a cuestiones de malmeter y de hacer Putinadas al vecino, aún habiendo leído y repasado detalladamente la prensa de estos días, no he leído nada sobre la actuación de ciertas personas que aburridos como ostras se dedican a dar por saco al prójimo y como muestra un botón, les avanzo la actuación del vecino superior a nuestra sociedad gastronómica, sede de la cena semanal de mi cuadrilla cuyo futuro se ve amenazado por las quejas de este vecino que, según parece, no puede vivir por los ruidos que generamos los cuatro gatos que pululamos por sus bajos en unos horarios más acordes al horario infantil o senior que al horario festivo que se presupone para tal local.

Igual de aburridos andan algunos animalistas que, cámara en ristre, andan sacando imágenes de todo aquello que les solivianta los ánimos y por ello, enviando a los medios y subiendo a las redes sociales ejemplos, siempre según su vara de medir, de un maltrato animal y así, esta misma semana hemos podido conocer que la Junta de Castilla y León, más concretamente su Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería en Ávila, ha multado con 3.600 euros a una asociación como "responsable de una infracción administrativa en materia de bienestar animal", al celebrar en El Arenal (Ávila) una matanza tradicional sin aturdimiento previo del cerdo. Esta multa, suscitada por la denuncia del correspondiente colectivo animalista, es un ejemplo más del alejamiento de la sociedad actual de sus raíces rurales y de sus costumbres por lo que me imagino que, aún sabiendo que existe una reglamentación europea a observar, visto lo visto, esta gente se pensará que debemos matar los cerdos a besos.

2017-11-12

Cosmopueblita





Esta semana el presidente yanqui del tupé dorado anda de aniversario al cumplirse el primer año de su victoria frente a una Hillary Clinton que no acaba de recuperarse del inesperado batacazo. Los adversarios y enemigos del locuaz inquilino de la Casa Blanca, que como imaginarán son legión, le recuerdan que su victoria está sustentada en un injusto sistema electoral ya que son cerca de tres millones de personas más quienes optaron por Hillary. La enorme diferencia del voto republicano en los entornos rurales, 62% de Trump frente al 34% de Clinton, frente a la clara ventaja demócrata en las ciudades más importantes, 59% de Clinton frente al 35% de Trump, le fue suficiente para recabar los votos electorales de unos pocos estados, votos previstos en el complicado sistema electoral norteamericano, que acabaron de inclinar la balanza electoral en favor de Trump. Como se imaginarán este desfase entre votos reales y votos electorales impulsó un debate sobre dicho sistema electoral que, por lo que yo sé, no ha cristalizado en nada pero no quisiera dejar escapar la ocasión para abordar una serie de cuestiones que, en mi opinión, son importantes para el porvenir del mundo rural.

Comienzo diciendo que la tendencia a la concentración de la población en los entornos urbanos, ciudades y megaciudades, es creciente e imparable, elijan el nivel que elijan en el momento de hacer un diagnóstico de la situación. Según la propia ONU, mientras en el año 1950 el 30% de los habitantes de la tierra vivía en ciudades, en 2015 ya era el 54% (3.960 millones de personas) y pronostica que para el año 2030 se llegará a un 60%, lo que supondrá 5.060 millones de personas hacinadas en las ciudades y, como supondrán bien, la inmensa mayoría de esos nuevos habitantes provienen de las zonas rurales que van progresivamente vaciándose y muriéndose.

En el Estado, salvadas las distancias, también estamos viviendo una concentración de la población en las áreas urbanas con lo que se está provocando un doble fenómeno de vacío en torno a la capital del Reino, Madrid, que fagocita la vida de todas las provincias más próximas, y en las áreas costeras además de una concentración interna en cada una de las provincias en favor de la capital de cada una de ellas, es decir, los pocos habitantes que sobreviven a la aspiradora de Madrid y de la Costa, lo hacen refugiados en su pequeña capital provincial.

En este sentido, leyendo el Informe “Población y despoblación en España 2016” elaborado por la Comisión de Despoblación de la Federación Española de Municipios y Provincias, podemos observar una serie de datos que te dejan sobrecogido:

2017-11-05

En pelota picada



Hace ya un tiempo le escuchaba a un agricultor valenciano lamentarse de los irrisorios precios que percibían por sus cítricos vendidos, principalmente, en Centroeuropa ya que a consecuencia del endiablado sistema de “venta a resultas”, el agricultor inicial, como se dice vulgarmente, no se comía un colín. Según me comentaba este agricultor, el citricultor valenciano cobraba lo que “resultase” de restar al precio de venta al público los beneficios del comerciante, del transportista,intermediarios varios, de la cooperativa manipuladora o empresa comercializadora y frecuentemente, lo “resultante” no llegaba no siquiera para cubrir los costes de producción del campo, ósea, hablando alto y claro, que todos los agentes de la cadena alimentaria en cuestión tenían derecho a cobrarse sus costes de producción salvo, como siempre, el productor.
Pues bien, parece ser que esta antiquísima y enraizada práctica comercial se ha debilitado con la aprobación de la Ley de Cadena Alimentaria que, en teoría, prevé la obligación de contrato escrito en todas las compraventas de alimentos pero, mucho me temo, que esta práctica de venta a resultas, en mayor o menor medida, sobrevive aún con más vigor del deseado.
Si bien la venta a resultas se ha debilitado no es menos preocupante la actual “venta a pérdidas” donde, aquí también, un eslabón de la cadena alimentaria, principalmente, la distribución vende los alimentos al consumidor final por debajo de sus costes con el único objetivo de ganar cuota de mercado, ósea, hacerle la puñeta a sus competidores y consiguientemente, dado que ellos nunca pierden, repercutir a la baja esa merma al eslabón anterior, industria transformadora, y ésta, automáticamente, repercutir dicha bajada a su proveedor inicial, el productor que, lamentablemente, es incapaz de repercutir esa merma a sus proveedores (semillas, fertilizantes, pienso, fitosanitarios, …) que, también, son más poderosos que él. Como verán, los baserritarras, se encuentran en el medio de un sándwich al que todo Dios da un mordisco y es, casualmente, el productor de los alimentos que conforman ese sándwich el que se queda con la miel en los labios y relamiéndose la mala baba que le genera la situación.
Casualmente, estos días hemos podido saber que ........

2017-10-29

Acaparadores




Mi espalda, la ciática y mi natural vagueza me impiden atender el minifundio familiar, ósea nuestra huerta, que se halla habitualmente entre la producción ecológica y el semi-abandono, cuando no abandono total, por lo que no alcanzo a entender la tendencia de algunas personas por acaparar tierras.

Les digo esto porque la Comisión Europea acaba de editar una guía para regular la compra de tierras ante las quejas de numerosos colectivos y responsables políticos que se muestran preocupados, cuando no alarmados, con la imparable y creciente concentración de la tierra agrícola en manos de unos pocos.

Son varios países europeos, especialmente los del Este, los que se muestran preocupados con el acaparamiento de tierras por parte de grandes empresas y fondos de inversión que especulando con la tierra, crean una falsa burbuja que, una vez más, ahoga al pequeño agricultor de la zona mientras le beneficia, sobremanera, al inversor que, plácidamente sentado en el sofá, espera percibir los dividendos de esta nueva variante financiera. Valga como dato que, según datos de EUROSTAT de 2012, el 3% de los explotaciones agrarias europeas controlan el 51% de la tierra mientras que el 81% de los pequeños agricultores y agricultoras poseen tan solo el 14,7% d la tierra agraria.

No obstante, no se crean que los fondos buitres son los únicos acaparadores puesto que en bastantes casos son las propias empresas agroalimentarias quienes dentro de su estrategia vertical adquieren las tierras y con ello, valiéndose de una mano de obra barata, se aseguran la materia prima suficiente para garantizar que la rentable maquina industrial no se paralice; es, lo que yo hace poco, calificaba como “agricultura, sin agricultores” sino, emulando al siniestro sindicato vertical, una agricultura constituida por empresas alimentarias verticales conformadas por empresarios que contratan empleados tanto para producir como para transportar, envasar y/o comercializar.

Ahora bien, hablando de acaparamiento de tierras, al menos en lo que a nuestro entorno mas cercano, los principales protagonistas de este fenómeno acaparador son .....


2017-10-28

Eskale fama



Aspaldidanik baserritarrek dirulaguntza pilatzaile eta negarti fama izan dute euskal gizartearen aurrean. Gizartearen kasuan, ezjakintasuna dela oinarri esango nuke. Baserritarren aldetik, tamalez, sarritan fama hori hain barneratua dago, beraiengan ere, negarra egitea dela askorengan jokabide arrunta, gaztelerako esareak dioen modura "el que no llora, no mama" estrategia gisara aplikatuz. Estrategia okerra, nere ustean.

Eguneroko lanean baserritarrekin eta baserritarren artean jarduten naizen neurrian, ondo asko dakit zein eskergaitza eta neketsua den heuren ogibidea eta alde bateko zein besteko erakundek luzatutako laguntzak, guztiz merezitakoak direla, egungo elikagaiak hain merke eskeintzeaz gain, ingurumena eta paisaia kudeatzen duten neurrian.

Hau horrela izanik ezin dut ulertu nolatan kaleratzen diren erakundeetatik aurrez aipatutako fama gizentzen duten notiziak, gizarteak baserritarrengandik jasotzen duten irudi okerra areagotzen den heinean.

Nere uste apalean, mesede gutxi eta kalte haundia egiten baitute baina izango da bai, kontrakoa uste duena.


2017-10-23

La venganza de la España vacía






La plaga incendiaria no es más que otra venganza de la España vacía. La Laponia interior es la lapidaria frase de un buen reportaje titulado "Un bosque devaluado" publicado en los diarios del grupo VOCENTO, firmado por Antonio Corbillon donde se recogen diversas opiniones de personas expertas vinculadas, de una forma u otra, al mundo forestal.

En dicho reportaje, además de lo que desde diferentes estamentos se viene predicando, se vincula el lamentable nexo entre territorio despoblado y abandonado con territorio abandonado como pasto de las llamas.

Valga como ejemplo las palabras del ingeniero de montes y catedrático Alfonso Fernández-Manso que afirma:  «Donde están los bosques no están los humanos. Los técnicos forestales sólo estamos apagando la luz antes de abandonarlo todo. El resto lo completan las llamas».

Nuevamente, queda patente que lo verdaderamente importante, más allá de gustos y preferencias por una u otra especie arbórea, es que haya un territorio y unos bosques gestionados, de forma respetuosa y sostenible, pero gestionados. La falta de gestión no acarrea más que abandono y con ello, sí o sí, maleza o combustible para los incendios.

2017-10-22

155 ejemplos de desconexión



Si usted está hablando conmigo más de 2 minutos y observa que desvió mi mirada hacia otro sitio o persona, le informo que su interlocutor, ósea yo, ya ha desconectado y se encuentra, por mucho que le siga mirando con una sonrisa entre bobalicona y ausente, en su planeta galleta particular cavilando sobre otros asuntos, la mayoría de las veces, bastante más triviales que las suyos.

Mi mujer se queda asombrada de la capacidad que tengo para desconectar del mundo que me rodea y quizás sea esta característica (dejo a su criterio si esta característica mía es problema o virtud) la que me permite sobrevivir en este complicado mundo que nos rodea y que nos atosiga con la avalancha de des-información mediática y tanto tuit, mensajito, guaxap y demás gilipolleces.

Pues bien, estos días ando perplejo puesto que la característica de desconectar que me atribuye mi mujer, es una característica que abunda en otras muchas personas y facetas y así, observo con preocupación la total desconexión existente entre Carles y Mariano, el primero, según mi opinión, quizás desconectado de una realidad estatal e internacional donde los sentimientos y sonrisas no son suficientes para mover el status quo, por naturaleza, temeroso ante la incertidumbre y el segundo, desconectado de la realidad socio-política del pueblo catalán harto de ninguneos, mercadeos y de la insoportable falta de respeto a la palabra dada que pretende imponer su legalidad a través del siniestro artículo 155.

Algo similar a lo que les ocurre a los anteriores, les sucede a Theresa y Jean-Claude puesto que mientras la primera pretende desconectar el Reino Unido de la Unión Europea sin reconocer que el estropicio le va a salir un pico y queriendo dar, cara a sus propias filas, muestras de una fortaleza de la que adolece, el segundo, desoyendo los numerosos problemas que tiene (refugiados, terrorismo, Brexit, crisis, relaciones comerciales con terceros países y continentes, …) se ha puesto la bandera estrellada como capa y surca los cielos comunitarios como un superman que mantiene el vuelo, eso sí, mientras quiera Angela.

Ahora bien, tampoco me tengo que escapar hasta Bruselas para detectar ejemplos de desconexión como el vivido entre el mundo rural y el urbano con motivo de las aterradoras imágenes producidas por los incendios de Galicia, Asturias y Portugal donde, los primeros, los rurales, son incapaces de sostener (verbo del que proviene el sustantivo, sostenibilidad) sus explotaciones (englobando en ellas la faceta forestal) por los bajos precios de la carne de la ganadería extensiva y por el desinterés de la sociedad en su conjunto por la madera como materia prima para la energía (biomasa), para la construcción de inmuebles y muebles, etc. mientras los segundos, los urbanos, miran con estupor el abandono creciente de los bosques en los que quiere seguir paseando, pedaleando o recogiendo setas, sin caer en la cuenta que su desinterés por la ganadería y la madera es el motivo principal, además de los desalmados pirómanos, de que ardan bastos territorios.

2017-10-18

Agudeza Visual

Emulando los chistes de Agudeza Visual del inefable Forges hoy les propongo un sencillo ejercicio de agudeza visual para que observando la foto que publico hoy, puedan decidir cuál de las parcelas está abandonada y sin ser utilizada por/para el ganado. (les informno que es una foto de Armintza en Bizkaia).


2017-10-15

La cuadrilla saludable



“Houston, tenemos un problema” es lo que me brotó estos días al acabar de leer los diferentes documentos sobre alimentación, gastronomía, alimentación saludable, etc. que me he engullido para atender mi faceta laboral puesto que, si esos documentos apuntan en la dirección que creo, los usos y costumbres de mi sanedrín semanal (embutido de picoteo, botilla de sidra por cabeza, queso curado, etc.), ósea la cena de los jueves con mi cuadrilla en la sociedad gastronómica, entran en grave crisis, al menos, si no nos declaramos en rebeldía ante las estrategias dominantes y seguimos, como hasta el momento, cenando por un doble placer, el placer gastronómico y el placer de la compañía.

Pues bien, recientemente, al volver de la presentación del Plan Estratégico de la Gastronomía y de la Alimentación (PEGA) de Euskadi pilotada por la omnipresente consejera Arantza Tapia, tras haber devorado un pintxo de tortilla de patatas (frío, por cierto) y departido con mi amiga Ruth, la perenne sonrisa de la D.O. Getariako Txakolina, recuperé el USB que nos dieron y tras, sufrir un auténtico arrebato de locura, me puse a la tarea. Por cierto, les adelanto que dudo si lo de regalar un USB es para ahorrar papel o para desanimarlos a imprimirlo y leerlo. En mi caso, lo segundo, no lo han conseguido puesto que me he tomado la molestia de leerlo.

Molestia porque les anticipo que el dichoso PEGA es un documento árido, con ese lenguaje entre abstracto y técnico propio de las consultoras, pero aún así, estoy contento al percatarme que dicho Plan no es un plan aislado sino que es un plan de país, interdepartamental y alineado, es el palabro de moda, con otras estrategias tanto del propio ejecutivo vasco como de instancias europeas como la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3 (incluyendo como área de oportunidad la alimentación más ligada a la sostenibilidad y al entorno humano) y el Horizonte 2020, es decir, que la estrategia alimentaria del país, además de impulsar el conjunto de la cadena alimentaria, se entrelazará, directa y profundamente con la estrategia de salud pública siguiendo la máxima de Hipócrates Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina.

La misión del Plan es lograr que la cadena de valor de la gastronomía y alimentación sea saludable, segura, singular y sostenible (social, cultural, económica y medioambientalmente) y se ha marcado como objetivos, entre otros muchos, crecer económicamente hasta alcanzar el 12% del PIB, frente al 10% actual, y promocionar internacionalmente el triángulo Alimentación-Gastronomía-Turismo para que, de paso, Euskadi llegue a ser un referente mundial en ambos campos.

2017-10-08

¿De qué se ríe el comisario Hogan?


Tomando un café con mi amiga Patricia, sí, la de Mercadona, hablando de lo humano y lo divino, acabamos intercambiando opiniones sobre la relativa calma que vive el sector productor vasco donde, por una parte, la creciente estructuración del sector productor ha supuesto una mejor organización sectorial con la que afrontar los retos que nos plantea el mercado y, por otra parte, la creciente demanda de producto local, en su mayoría amparado por marcas de calidad, por parte de las cadenas de distribución, la verdad sea dicha, unas con más empeño que otras, hace que en estos momentos no existan grandes dificultades para vender nuestro producto.

¿Entonces, dónde está el problema? se dirán ustedes, al igual que me preguntó mi contertulia, y yo le volví a repetir mi humilde teoría que es la siguiente: el actual sistema alimentario, el mayoritario al menos, está sustentado en una alimentación ciertamente barata y por ello, en una cadena alimentaria de varios eslabones donde todos los eslabones, salvo el primero, van integrando su “beneficio industrial” y el productor de alimentos está destinado, así parece al menos, a subsistir con el hilillo de oxigeno que le dejan el resto de eslabones y particularmente, las cadenas de distribución que son las que, verdaderamente, tienen la sartén por el mango.

Pues bien, al igual que ocurre en lo que se refiere a nuestro físico donde el poco oxigeno que necesita una persona mayor es claramente insuficiente para un joven que por su vitalidad, inquietud y ganas de  afrontar nuevos retos, el escaso oxígeno (y me estoy refiriendo a rentabilidad) de la actividad agraria quizás sea suficiente para que los mayores o maduritos, asentados, con la familia ya volando y con las estructuras más o menos pagadas y , muchos de ellos, pensando más en  la anhelada jubilación, pero tal y como imaginarán, ese poco oxígeno es insuficiente y asfixiante para ese joven que quiere emprender una nueva actividad, invertir e innovar en la explotación familiar y con su trabajo sacar adelante su propia familia que, como todos saben, al inicio vive asfixiado entre facturas y créditos.

Soy consciente que todo no se soluciona con dinero pero convendrán conmigo que el vil metal aligera las penas si con ello puedes agilizar la transmisión de explotaciones de mayores a jóvenes (por cierto, un pago compensatorio anual para los cedentes ya contemplado en el Reglamento 1305/2013), se pueden apoyar políticas de pilotaje de la transmisión (¿dónde estarán las añoradas ayudas a la prejubilación?), puede facilitar la contratación de personal para poder conciliar el esclavo trabajo agrario con los actuales parámetros de la vida familiar moderna (aspecto muy valorado incluso por las nuevas generaciones provenientes de las propias explotaciones) o te puede posibilitar, entre otras muchas cosas, invertir en tecnología y modos de producción que hagan más amable la mera producción.

Pues bien, imagino que éstos y otros muchos temas más sesudos, serán los que hayan protagonizado la conferencia organizada por el Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores (CEJA) el pasado 27 de septiembre, donde el comisario de la UE, Phil Hogan, equipado de su  inquietante sonrisa y haciendo uso de la habitual retórica, hueca y ampulosa, de aquellos que hablan sin decir nada de fundamento, obviamente, destacó la importancia de los jóvenes agricultores europeos para el futuro del sector y aunque reconoció que sólo el 6% del total de los agricultores europeos son menores de 35 años, en comparación con el 56% que son mayores de 55 años, se limitó a señalar que la renovación generacional es cada vez más crucial y debe ir acompañada de políticas adaptadas. Ósea, nada nuevo bajo el sol.
Algo parecido a lo que he percibido en el documento presentado este pasado verano, allá por el mes de Julio, por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación bajo el ambicioso título de Paquete Joven donde además de líneas ya recogidas en diferentes comunidades o cuestiones sobre las que no es competente, se pone más empeño en igualar, armonizar y/o homogeneizar las condiciones y los requisitos para la incorporación de los jóvenes como si lo más importante, en vez de mejorar lo sustancial, fuese que todos los jóvenes que quieran incorporarse a la actividad agraria, se incorporen donde se incorporen, tengan, no un trato adecuado, sino idéntico. ¿Será que las cabezas pensantes del Ministerio opinan, a semejanza de lo que ocurre con algunas empresas, que los jóvenes del Estado deciden en qué Comunidad Autónoma instalarse en función de los requisitos o de los porcentajes de ayuda?  .
Sé que la cuestión del rejuvenecimiento del agro y del imprescindible relevo generacional es cuestión harto difícil de solucionar. Quizás, lo que yo haga, escribir sin más, sea lo más fácil pero entiéndanme, señores políticos, empezando de Euskadi y llegando al Gobierno español o a Instancias europeas, o insuflamos oxigeno al sistema, oxigeno suficiente para los jóvenes, o el invento se va al garete.

Xabier Iraola Agirrezabala

2017-10-01

Como un cencerro



Hace unos cuantos meses escribí sobre los miles de personas que en un ejercicio de gilipollismo olímpico firmó en la plataforma digital Change.org para que indultasen a la vaca Carmen del Santuario de Animales de su sacrificio pese a ser positivo en brucelosis e inexplicablemente, lo lograron. Ahora bien, aunque este tipo de recursos son habitualmente utilizados por pisapraos, comeflores y demás gentes de buena pero errada voluntad, hoy les tengo que informar que también hay gente “sana” que recurre a este tipo de plataformas y la mejor muestra de ello la encontramos en el pequeño municipio francés de Biot de la Alta Saboya, donde más de 113.000 personas se han rebelado vía Change.org frente la demanda de unos cuantos propietarios de segundas residencias para eliminar los cencerros de las vacas por el insoportable ruido que sacan, solicitando a su alcalde que desestime dicha petición y, felizmente, el alcalde se ha pasado la petición de los chaletistas que están como cencerros, como convenía, por el arco del triunfo. Por tanto, reconduciendo mi ojeriza hacia estas plataformas, caigo en la cuenta que el mal no está en la herramienta sino en el mensaje.

Pues bien, frente a este tipo de chorradas les quiero comentar que hace unos pocos días asistí a un interesante foro cuyo sugerente título lanzaba una pregunta sobre el tipo de quesos que comeremos los vascos en el año 2030. ¡Casi nada! y en el mismo tuve la suerte de conocer personalmente al maestro Enric Canut, un verdadero experto en quesos y autor de un estudio sobre la elaboración de los quesos vascos redactado en el año 1982 que, a la postre, resultó un magnífico trampolín para la puesta en marcha de la Denominación de Origen Idiazabal que, por cierto, el día 4 de octubre, celebrará su 30 aniversario con un potente acto en el Museum Artium de Vitoria-Gasteiz.

En el transcurso de la mañana Canut nos dejó claras un par de cosas,primero, si bien el nivel medio de la calidad del Idiazabal es alto no podemos relajarnos y es primordial incidir en la formación quesera de los pastores elaboradores y en segundo lugar, es imprescindible impulsar la diversificación quesera bien impulsando variantes de subzonas o entidades menores dentro del propio diazabal para acercarnos aún más al consumidor vasco bien impulsando, fuera del omnipresente Idiazabal, otros tipos de quesos que atiendan las nuevas demandas de los consumidores.

Los fríos datos nos dicen que el consumo medio de queso por persona y año es de unos 7,8 kilogramos frente a los 17,2 kilogramos de media europea y que por lo tanto, en el objetivo de fomentar el consumo, tenemos “mucho margen de mejora”. Ahora bien, en ese afán de incrementar el consumo per cápita de los vascos, el recorrido es bastante limitado si nos autolimitamos al Idiazabal y por ello es vital que se impulsen otros tipos de quesos (vaca, mezclas, cabra, …), algunos que ya existían entre nosotros y se perdieron, y conformar con estos quesos una tabla de quesos vascos con los que dar oportuna respuesta tanto a diferentes colectivos (niños, mujeres, ancianos,…) como a la hostelería que reclama innovación continua y perenne. Por cierto, hablando de tablas, mi amigo Iñaki, joven pastor guipuzcoano, a semejanza de lo que ocurre en zonas como Catalunya, plantea promocionar el consumo de queso con una “tabla de quesos vascos” como aperitivo para incrementar el consumo de queso sin ceñirnos al queso como postre.

Como decía previamente, no son pocos los quesos que antiguamente se elaboraban en nuestros caseríos, queserías y montañas, muchos de ellos sólo de leche de oveja (blandos, frescos, tortas, ..) o de leche de vaca pero también de la siempre incomprendida mezcla de leches y digo lo de incomprendida, porque somos muchos los consumidores de queso que tratamos con un cierto desdén, cuando no desprecio, cualquier queso de mezcla pensando, malpensando diría yo, que el buen queso es el de una única leche mientras consideramos que las mezclas son bien para abaratar costes bien para ocultar deficiencias de alguna de las leches. Pues bien, por esta tarea de recuperación de quesos antiguos y de abrir la mente de los vascos hacia nuevos planteamientos queseros, el recientemente fallecido maestro quesero, Montxo Lizeaga, fue reconocido y homenajeado en el transcurso de dicho Foro en cuanto que es un magnífico ejemplo y porque a pesar de su juventud, la huella dejada por su trabajo es honda y apreciada por la vía a recorrer que nos desbrozó.

Ni el maestro Enric Canut ni el añorado Montxo tienen ninguna culpa de los derroteros de este escrito pero no puedo más que finalizar haciendo referencia a otros cencerros, los responsables de la Agencia Tributaria gallega que valiéndose de funcionarios de la Inspección de Trabajo y escoltados por la Guardia Civil (como si tuviesen poco trabajo en Catalunya), pretenden multar a vecinos y familiares que echan una mano en estas labores, y por cuya ayuda no cobran nada. ¡Acabáramos!

La asfixiante burocracia, los daños por fauna salvaje, la fiscalidad creciente, las normativas medioambientales, ….¿Hasta dónde vamos a llegar apretando las tuercas a los productores?



Xabier Iraola Agirrezabala

2017-09-24

La butifarra, por supuesto, catalana



La víspera del referéndum catalán no parece ser la mejor época para adentrarse en cuestiones identitarias y cuestiones nacionales porque uno corre el riesgo, inevitable por otra parte, de salir trasquilado dado que, como comprenderán, al igual que es imposible hacer una tortilla sin romper huevos, es igualmente imposible, referirse a estas cuestiones, sin ser acusado de mingafría por los sectores más nacionalistas (vascos y catalanes) o no ser acusado de secesionista y/o filoterrorista por los otros nacionalistas, que haberlos haylos, los nacionalistas españoles.
En estos momentos donde Mariano ha decidido apagar el fuego echando gasolina sobre la hoguera quisiera poner sobre la mesa, nunca mejor dicho, la cuestión de la identidad nacional en lo relativo a los alimentos y más concretamente a su etiquetado, puesto que mientras unos, apelando al sentimiento y las necesidades de generar la adhesión del consumidor más cercano, reclaman la flexibilidad normativa que posibilite acercarse al consumidor final, los otros, los normativistas y los representantes de lo grande, de la gran agricultura, de la agricultura orientada a la exportación, de la agroindustria, reclaman la eliminación de toda referencia patria que ponga barreras al campo, o mejor dicho, a su libre comercio.
Algo parecido ha ocurrido aquí, en casa, donde los bodegueros de la Rioja Alavesa, mayoritariamente bodegas familiares donde la calidad prima sobre la cantidad, llevan años reclamando a un Consejo Regulador, centrado en el volumen y la exportación de las grandes bodegas de la Rioja Alta, una mayor flexibilidad en su etiquetado que posibilitase una mayor diferenciación para aquellas bodegas más ligadas al territorio de su zona o incluso de su pueblo y ha tenido que ser, tras diferentes plantones, declaraciones públicas y amenazas de algunos bodegueros alaveses de mandar al carajo al Rioja y crear su propia Denominación de Viñedos de Alava, cuando el propio Consejo, al borde del precipicio y mientras sonaba la campana, ha acabado por admitir la posibilidad de dicha flexibilización.
Algo similar a la guerra en que andan países como Francia e Italia donde ....

2017-09-17

La manzana de la discordia



No hace mucho tiempo se me acercó una pareja joven ilusionada con su proyecto de pequeña quesería donde además de queso querían elaborar otra serie de productos lácteos con los que impulsar la idílica diversificación que todos ansían lograr cuando emprenden el camino de la transformación. Al poco tiempo de comenzar la conversación, mi natural talento (osea, nulo), fue suficiente para captar que aquel proyecto no tenía viabilidad alguna, al escucharles que el diseño de las instalaciones debía ser tal forma que no tuviesen que “tocar” las ovejas.
Quizás sea un caso aislado pero mucho me temo que no y prueba de ello son los numerosos casos de caseríos donde la faceta transformadora, por supuesto más rentable que la meramente productora, acaba por engullir y aniquilar la faceta productiva y no es nada raro encontrarse con casos donde los responsables de la explotación, especialmente las nuevas generaciones, atraídos por la rentabilidad de la actividad elaboradora y comercial y junto a ello, por el prestigio que va vinculado al producto final, optan por centrarse en transformar y comercializar y reducir-delegar-subcontratar la faceta productiva, e incluso, eliminarla para pasar a ser unos meros transformadores.
Este fenómeno de desagrarización (¡vaya palabreja me he inventado!) es el fiel reflejo de la desigual distribución de la rentabilidad en la cadena agroalimentaria y algo parecido ha ocurrido también en el sector de la sidra vasca donde los elaboradores, salvadas las excepciones, se han centrado en la faceta transformadora-comercial-hostelera reduciendo a su mínima expresión, cuando no al total abandono, su faceta productiva de la manzana que requieren para la elaboración de la sidra.
Frente a la realidad del sector txakolinero donde, salvadas las excepciones, las propias bodegas son a su vez sus principales proveedores de uva, en el sector de la sidra los responsables de las bodegas han impulsado notablemente su faceta transformadora y muy especialmente, la rentable temporada del txotx, mientras la cuestión productiva se limitaba a unos pocas hectáreas propias para cumplir el expediente, comprar a los baserritarras de la zona e importar manzana a tutiplé tanto de Francia como de Asturias.
Pues bien, cuando estamos al inicio de la campaña de recogida de la manzana para sidra, por cierto, este año comienza con unos 15 días de adelanto debido a la climatología de los meses previos, volvemos a conocer que hay cosas que no cambian y una de ellas es la interminable guerra de precios entre los productores de manzana y los sidreros-elaboradores. Mientras los primeros, denuncian que llevan 12 años con los precios congelados en el subsuelo, la parte contraria, ósea, los sidreros aclaran que ellos querer quieren subir los precios pero no lo ven posible dada la escasa rentabilidad de la venta de sidra en botella.

2017-09-10

Los ecologistas sin veraneo


Quizás lo desconozcan pero la diferencia estival entre Gipuzkoa y Bizkaia es que mientras los primeros, los grisunos guipuzcoanos como dice una allegada mía, vamos de vacaciones, los segundos, los farrucos bizkaitarras, no van de vacaciones sino que, veranean. ¡Así, como suena!. Pues bien, como sabrán, mi familia política es de Bizkaia, del populoso barrio bilbaíno de Santutxu para más señas, y por lo tanto, uno, con los años de convivencia marital ya ha adquirido la categoría de veraneante en Armintza, barrio portuario de la localidad de Lemoiz, donde, perdonen la recoña, nuestra insigne familia veranea desde hace unas cuantas décadas y donde, siento decirlo, veo con no poca preocupación que crecen las actitudes incívicas de algunos chonis al querer aparcar al borde del agua y de algunos otros que no acaban de dominar a sus canes que, cómo ellos siempre te advierten por anticipado, ¡tranquilo, que no hace nada!.
Dejando clara mi condición de veraneante, no creo haber sido objetivo de la campaña de los jóvenes de Ernai (antes Jarrai y/o Segi) que, así, de repente, han concluido que el turismo masivo y masificado que sufre Euskal Herria, especialmente Donostia, es una lacra inaguantable y la madre de todos los males de esos jóvenes que pretenden representar. Los jóvenes cachorros se han pasado de frenada y lo saben. Una vez más, han extrañado, cuando no asustado, incluso a su propia gente y es por ello que los gerifaltes han tenido que salir a la palestra, moderar (sin desautorizar) el estilo y escenificar un encuentro con los hosteleros para rebajar la tensión porque ni las declaraciones de hace un par de años del alcalde donostiarra Izagirre (EHBildu) sacando pecho por los magníficos datos del turismo en la Bella Easo ni la escéptica sonrisa instalada en miles de rostros de vascos que escuchan dichas acusaciones mientras comparten destino turístico con miles de compis de la Izquierda Abertzale que invaden los Pirineos, Mediterráneo, Asturias, Landas, etc., eso sí, con pinta de montañero jatorra y con la fragoneta del copón al pie del camping o montaña, como decía, ambos factores han sido insuficientes para reconducir el espinoso tema y ha sido el propio Otegi quien, temiéndose una revuelta social de parecidas dimensiones al puerta a puerta, ha decidido dilatar en el tiempo la cuestión, a la espera de una nueva reflexión en los foros internos e institucionales.
A mí, personalmente, con respecto a Donostia, me preocupan otras cuestiones, quizás menores pero que nos afectan en el día a día y así, observo con preocupación que en esta ciudad que recientemente decidió firmar el Pacto de Milán, un pacto de política alimentaria sustentado fundamentalmente por diferentes municipios del mundo que abogan por una alimentación saludable y sostenible, las multinacionales del fast food avanzan, lenta pero imparablemente, y muestra de ello son la apertura de McDonald’s en Belartza y la próxima apertura de Burguer King en Lasarte, en sustitución de un hasta ahora asador y lo que es peor, por lo que he podido indagar, entre ambas marcas ya tienen abiertos unos 20 centros en Euskadi.

2017-07-30

No lo sé, No me consta, Lo desconozco


Hace un año murió mi padre, exhausto tras diez eternos años de convivir con el señor Alzheimer. Lo que comenzó como un simple de olvido de llaves acabó del todo con su frágil memoria y se nos fue tras haber olvidado cómo se masticaban los alimentos y, lo que es peor, algo tan simple, como el hecho de respirar.
Hoy, un año después, cuando me dispongo a darles un respiro en la sufrida labor de leer mis filípicas semanales, la cuestión del olvido, paradójicamente,  me vuelve con inusitada fuerza al observar cómo numerosos mandamases populares han caído en las garras del señor Alzheimer, al menos, si son ciertas esas profundas lagunas en la memoria que muestran públicamente cuando el fiscal les interroga por las numerosas tropelías cometidas por ellos y/o por gente, hasta hace bien poco, cercanas. Para suerte de ellos, incluso, sus esposas, muy al contrario de la mía, parecen desconocer todo lo que hacen sus maridos.
Todos ellos recurren al “No lo sé, No me consta, Lo Desconozco” como estribillo de la canción de moda  del verano porque son sabedores, tristemente, que dichas tropelías ya están políticamente amortizadas y que las nuevas denuncias, por muy numerosas y escandalosas que sean, irán como las facturas de los malos pagadores, “al clavo”.
Ahora bien, el olvido y el desconocimiento, cuando no gilipollez, no es exclusiva de éstos visitantes de la Audiencia Nacional, puesto que en caso contrario es difícil de asimilar que 16.500.000 de yanquis crean que la leche con chocolate proviene directamente del ordeño de esas vacas marrones que, para más INRI, en su gran mayoría, tienen orientación cárnica y que además,  un 48% de los encuestados por el Centro de Innovación Láctea de EEUU admite desconocer el origen real del batido de chocolate.
Por otra parte, quizás no tan escandaloso pero sí más dolorosa me resulta la actitud de los máximos responsables políticos de la Junta de Castilla y León que hace pocos meses, siendo interpelados para conocer su posicionamiento frente a la macrogranja para 20.000 vacas impulsada por la cooperativa navarra Valle de Odieta, respondieron que se posicionarían una vez conocido el proyecto del que no tenían más información que la publicada por la prensa. Pues bien, aunque a los de la Junta “no les conste”, sus impulsores piensan presentar este verano el proyecto para una primera fase que, “únicamente”, albergará 4.200 vacas y todo ello, según nos quieren hacer creer, sin que haya habido un intenso trabajo de cocina previo entre impulsores y Junta de Castilla y León, a la postre, la que deberá aprobar y subvencionar dicho proyecto cuando todo el mundo es conocedor que ningún empresario, empezando desde el más pequeño de los agricultores hasta la mayor de las multinacionales, redacta su proyecto empresarial sin, previamente, haber pasilleado y contrastado la viabilidad técnica, ambiental y política de la iniciativa.
El desconocimiento de algunos y la malintención de otros parecen campear, en proporciones idénticas, en los  procesos negociadores que desembocan en los numerosos tratados comerciales que se van firmando, a diestro y siniestro, entre los diferentes gobiernos y bloques continentales confluyendo así las expectativas de pingues beneficios de unos por la imparable apertura de nuevos mercados y con ello, el acceso a millones de nuevos y potenciales clientes con el desconocimento-ignorancia-buenismo de los otros. Todos estos acuerdos comerciales, como se imaginarán están sustentados por sesudos informes y proyecciones económicas, en la mayoría de los casos, encargados de parte y que, una vez rubricado el acuerdo arden fenomenalmente en la chimenea de alguna mansión mientras brillan por su ausencia los estudios a posteriori que analicen las consecuencias de los tratados anteriores y se extraigan las conclusiones a tener en cuenta en las siguientes negociaciones y es por ello que ha me ha sorprendido gratamente que dos prestigiosas universidades, como Oxford y Stanford, hayan hecho un  estudio sobre las consecuencias sanitarias del acuerdo comercial NAFTA suscrito entre EEUU y Canadá allá por los años 90 concluyendo que la salud de los canadienses ha empeorado notablemente, “únicamente”, por un pequeño detalle de la letra pequeña en dicho tratado como era la reducción desproporcionada en los aranceles de ciertos edulcorantes que provocó lo que llaman un efecto de sustitución peligrosa como es el caso de sustituir los azúcares de caña o remolacha por un jarabe de maíz de alta (casualmente, suministrada por la industria alimentaria yanqui)que, a la postre,  ha conllevado que una década después, se haya triplicado el consumo diario de calorías, la diabetes se haya duplicado y triplicado, como quien no quiere, la obesidad de los canadienses. Por ello, visto lo visto, nadie debería alegar desconocimiento, en el momento de firmar algo con estos personajes.
Como verán el olvido y el desconocimiento se expanden por todos los lares, ahora bien y volviendo a la experiencia de mi padre, tengo la pequeña esperanza de que esos responsables a los que todo se les olvida pasen, como le ocurrió a mi padre, por la fase de la desinhibición donde pierden el control de sus palabras y los ciudadanos de a pie, los de la plebe, podamos conocer lo que realmente ha ocurrido y así enjuiciar a sus responsables.

Xabier Iraola Agirrezabala

2017-07-23

Susurros al oído


La Comisión Europea lanzó hace ya bastantes meses una macro-consulta popular con el objetivo de conocer la opinión de la población europea sobre el futuro de la Política Agraria Común (PAC) europea más allá del año 2020.
Pues bien, la Consulta Popular, cuyos resultados han sido recientemente presentados por el comisario agrícola, el irlandés Phil Hogan, ha cosechado un éxito enorme de convocatoria si tenemos en cuenta las 322.900 respuestas recibidas frente a las escasas 5.700 respuestas recogidas en la anterior Consulta allá por el año 2010; ahora bien, conociendo como vamos conociendo el paisanaje y los paisanos del terruño, no me ha sorprendido nada saber que de esas 322.900 respuestas, la propia Comisión ha desechado unas 248.000 respuestas que fueron enviadas masivamente, en tromba, corta-pega a mansalva, por un conglomerado de asociaciones y ONGs conservacionistas, ecologistas o puñetas quieran calificarlas. Sí, esas numerosas y correosas asociaciones que se refieren a las organizaciones y asociaciones agrarias como el detestable “Lobby agrario”, han demostrado una vez más que, ellos sí funcionan como un lobby bien organizado y engrasado.
Si nos atenemos a las 58.000 respuestas válidas, cómo se podrán imaginar las respuestas son tan variopintas como los propios opinadores y así mientras para los remitentes ligados a la producción primaria, lo verdaderamente importante es asegurar la producción alimentaria, garantizar la equiparación de la renta agraria con el resto de la sociedad, las normas de regulación del mercado y por supuesto, la reducción de las cargas burocráticas que les obliga a pasar más tiempo rellenando papeles que cuidando de la tierra o del ganado, por la otra banda, lógico, por la banda de los consumidores, conservacionistas, pensadores,… las prioridades van desde las cuestiones medioambientales, la biodiversidad, la lucha contra el cambio climático y la preservación de un mundo rural vivo donde pervivan miles de pequeñas explotaciones.
Ya lo dice mi suegra, en una de sus lapidarias frases que suelta a menudo y que hay que rumiar lentamente para poder captar la profundidad de la carga, “no se puede tener, la bota llena y la suegra borracha” (versión Santutxu del popular, “sopas y sorber, no puede ser”) y por ello me quiero imaginar que .... 

2017-07-16

Cristiano Ronaldo es la leche

Recordarán, queridos sufridores, que hace unos cuantos meses fueron miles de personas las que suscribieron en la plataforma Change.org la petición para indultar a la vaca Carmen y que no fuese sacrificada como lo son el resto de animales afectados por la enfermedad de la brucelosis. En su momento ya califiqué, y por lo tanto no lo voy a volver a hacer, a estas personas que, seguramente de buena voluntad, tratan a la vaca lechera Carmen como si fuese un animal de compañía.
Pues bien, parece ser que la ley de Murphy, aquella que decía que todo es susceptible de empeorar, tiene numerosos seguidores y casi todos enganchados al dichoso Change porque si no, convendrán conmigo que, es difícil de entender que haya unas 2.200 personas que hasta el momento hayan firmado la petición de perdonar al futbolista Cristiano Ronaldo su deuda con Montoro, o mejor dicho, con todos los ciudadanos de a pie.
He podido leer que el impulsor de dicha petición es una identidad falsa especialista en generar polémicas y noticias virales pero, quisiera aprovechar la ocasión, para llamar la atención de todas esas empresas, sean del ramo que sean, pero muy especialmente, la atención de las empresas agroalimentarias que recurren a personajes famosos para impulsar sus ventas aún a sabiendas que son especialistas en defraudar a la “Hacienda de todos” y de llevarse su dinero a otros países o paraísos fiscales y sin caer en la cuenta que un alimento, además de sabroso y saludable, debe ser éticamente responsable, tanto en su producción, elaboración, comercialización y, cómo no, en su publicidad. ¿No se acuerdan de aquellas natillas publicitadas por un laureado motorista que se ahorraba un pastizal al tributar, con toda su jeta y sin pestañear, en Andorra?.
Si este país estuviese medianamente despierto opino que no habría ninguna empresa, sea agroalimentaria, banco o de ropa deportiva que no miraría, muy mucho, la imagen y reputación de la persona con la que publicitariamente quiere identificarse y así, todos estos deportistas, actores y gente del buen vivir que se pavonean por platós y photocalls dejarían de tomarnos el pelo por doble motivo, una por lucrarse a nuestra cuenta y en segundo lugar, por no tributar como deben.
Dice mi admirado Jaime Izquierdo en su último libro que “el cabreo no es un destino para quedarse a vivir” pero aún así, sin quedarme a vivir en su seno, quisiera pensar que un poco de cabreo y la energía que ello genera sería más que suficiente para provocar un revolcón en estas actitudes, tanto de las figuras utilizadas como reclamo así como de las empresas impulsoras y así, dar por finiquitadas estas actuaciones incívicas.
El ejemplo que estas figuras públicas suponen para miles de consumidores me reafirma en la necesidad que tiene nuestra sociedad actual de líderes sociales, aparte de los políticos, que iluminen nuestra trayectoria y sirvan de guía, especialmente, para las nuevas generaciones. Los buenos líderes sociales, empresariales, educativos, agrarios ¿porqué no?, son imprescindibles para asentar nuestro futuro y cuando pienso en ello, me vienen a la memoria las palabras recientes de Luis Calabozo, director general de la patronal láctea española FENIL, quien haciendo uso de un estilo hueco y ampuloso nos recuerda que una vez liberados del corsé de las cuotas lácteas (¡qué ganas les tenía!), la industria láctea española gana cuota de mercado exterior y amparándose en un cambio de paradigma en el mercado internacional, no deja a los ganaderos más que el recurso a la resignación ante la volatilidad imperante en esos mercados liberalizados, quizás, no lo suficientemente para el señor Calabozo.
No sé porqué pero escuchando sus palabras me acuerdo del fenómeno de la gasolina que sube inmediatamente en el surtidor ante la más mínima subida del petróleo mientras, al contrario, las bajadas del petróleo son repercutidas con retraso en el surtidor. Pues bien, para muchas empresas lácteas españolas, la bajada de ciertos índices lácteos internacionales es motivo suficiente para bajar inmediatamente el precio al ganadero mientras a la contra, siempre hay algún pero, que impide aplicar esas alzas mundiales en nuestras explotaciones.

Xabier Iraola Agirrezabala


2017-07-09

Ramón el auténtico



No quisiera ser como Vicente, el del dicho popular, que va donde la gente ni meterme en fregados que no domino (la verdad sea dicha, no domino ninguno) pero cada vez es más frecuente leer, ver y escuchar voces que alertan sobre las nefastas consecuencias del turismo masivo y masificado. Quizás pensando en lo que viene ocurriendo en otras grandes ciudades, Barcelona por ejemplo, son muchos quienes ya han encendido las luces de alarma sobre lo que está ocurriendo o puede ocurrir en muy poco tiempo en una ciudad tan bella como Donostia y se ponen a enumerar las terribles consecuencias, principalmente el fenómeno de la gentrificación, que ello conlleva para la población local.

Pues bien, como decía, no quisiera caer en la simpleza de atacar porque sí el modelo turístico masivo pero sí aprovechar la coyuntura sobrevenida a la vuelta de unas pequeñas vacaciones en tierras lusas para apuntar una serie de reflexiones que me vienen a la cabeza nada más hacer un breve y somero repaso mental del viaje.

En primer lugar, me viene la inusitada fuerza del turismo low cost, un turismo de bajo coste donde el turista opta por el vuelo más barato elegido en una maléfica plataforma digital comparativa, de esas con las que nos abrasan publicitariamente para que comparemos los precios de viajes, hoteles, seguros, etc; consiguientemente, acomodarse en un establecimiento hotelero o piso vacacional low cost (¡total, con una cama y una ducha, más que suficiente!) y finalmente, para acabar de cerrar el círculo, una alimentación low cost, para salir del paso, a base de comida fast food o platos combinados de corta-pega que te imposibilitan saber si estás en Bilbao o en Indonesia.

La gente, con el mismo dinero, quiere (queremos) hacer muchas más cosas y por ello, la cuestión es la destreza con que estiramos el alcance del dinero, sacar leche a un palo como se dice coloquialmente y así poder vestir, chatear, viajar, esquiar, vacacionar y otras muchas cosas a la última, ¡no faltaba plus!, pero, alimentarnos, ¡casi a la última!.

Otra característica de estos viajes es la prisa. 

2017-07-02

Hacer leña del árbol caido







Hace unos pocos meses, el sector forestal vasco, en su más amplio sentido, sintió un subidón enorme al ver que la construcción en madera de pino insignis del primer bloque de pisos de VPO en la bella localidad de Hondarribia fue acogida mediáticamente con gran fuerza y bien acogida por el conjunto de la sociedad vasca. Es un paso gigantesco en la reorientación del sector maderero vasco y al mismo tiempo, una decisión política, digna del aplauso de todo el mundo, que debe tener continuidad en el tiempo y reforzarse mediante otra serie de cuestiones como son los pliegos de ayudas públicas a la construcción y rehabilitación, ayudas a la renovación de ventanas, etc.


Pues bien, acabo de volver de un pequeño viaje por Portugal al que fui acojonado y del que vuelvo con el alma encogida por las desastrosas consecuencias de los incendios forestales que han asolado gran parte del país vecino y es por ello que quisiera dedicarle unas lineas a la cuestión forestal.

La inicial desolación lusa encendió la mecha de la indignación popular ante la nefasta gestión de los hechos y particularmente, de la pésima gestión de la comunicación a la población por parte de las autoridades responsables. Secundariamente y sobretodo en ciertos círculos, rizando el rizo, han surgido numerosas voces apuntando a la política forestal en dichas latitudes y concretamente al monocultivo de ciertas especies forestales. Personalmente, ni quiero ni puedo entrar en la cuestión porque desconozco la realidad portuguesa, por mucho que haya pasado una semanita por aquellas tierras, pero creo personalmente que los problemas vienen generados más por una nula y/o deficiente gestión forestal, cuando no abandono, que del tipo o variedad de árboles presentes en dichos bosques.

Los hay, incluso, sin tener que viajar hasta tierras lusas, quienes han aprovechado la ocasión para darle un zarpazo a las autoridades locales, lo que se diría una patada a la Diputación en culo portugués, y muestra de ello es el lamentable comunicado suscrito por asociaciones ecologistas-conservacionistas guipuzcoanas con el guerrero título “La Diputación de Gipuzkoa sigue llenado los bolsillos de los madereros con dinero público” donde, recuperando la retórica de anteriores legislaturas, quizás por no haber sacado las conclusiones oportunas, se alude a los agentes sectoriales como el “lobby maderero”a los que acusa de vivir del pesebre y además, lamenta lo que considera una subvención a la venta en el mercado de la madera de pino privada con lo que, así de clarito según estos portavoces del medio ambiente, se está subvencionando la destrucción del patrimonio natural de nuestros bosques.

Quisiera ser buenista por un día y creer que dichas declaraciones son fruto del mareo ocasionado por el calor de las llamas o del simple pero lógico desconocimiento de la realidad del sector forestal vasco compuesto en su inmensa mayoría por miles de pequeños propietarios forestales, por cierto baserritarras casi en su totalidad, porque de ser cierto dicho planteamiento, quiero creer que será relativamente sencillo que una vez conozcan el sector, cambien su opinión y den un giro radical a sus propuestas.

Pero....

2017-06-25

Las cosas claras y el chocolate espeso



Recientemente el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha sentenciado que las bebidas puramente vegetales, como la leche de soja o la mantequilla de tofu, no pueden comercializarse bajo denominaciones como “leche” o “mantequilla”, que están reservadas exclusivamente a los productos de origen animal.
El máximo órgano de justicia de la Unión Europea resuelve así un litigio de origen alemán y según la decisión adoptada por la corte europea la normativa comercial europea “se opone a que la denominación «leche» y las denominaciones que este Reglamento reserva exclusivamente a los productos lácteos se utilicen para designar, en la comercialización o en la publicidad, un producto puramente vegetal, aun cuando esas denominaciones se completen con menciones explicativas o descriptivas que indiquen el origen vegetal del producto en cuestión” y por lo tanto, la denominación de “leche” como la de derivados y productos lácteos como la “nata”, el “chantilly”, la “mantequilla”, el “queso” y el “yogur” quedan reservadas a las bebidas de origen animal.
Las cosas claras y el chocolate espeso dice el refrán y en este asunto ocurre algo parecido por lo que, el que quiera consumir este tipo de bebidas vegetales que las consuma, pero que no lo haga confundido o impulsado por una información errónea o un etiquetado malintencionado sino porque, verdaderamente, lo desea.
Leche de vaca, por cierto, es lo que echan en falta en el archiforrado emirato de Qatar donde los 30.000 millonarios que viven en ese desértico paraíso, eso sí, con el riñón cubierto de titanio, han embarcado 4.000 vacas en los aviones de Qatar Airways, la aerolínea que insufla millones de euros al Barca para que, luego, alguno de ellos se ría a nuestra jeta evadiendo al fisco, cientos de aviones que llevarán las vacas desde Australia y EEUU hasta este emirato.
Este desembarco de vacas es uno de los movimientos que están ejecutando las autoridades cataríes ante el cierre de fronteras impuesto por la vecina Arabia Saudí que le está “haciendo el vacío” por su connivencia con el terrorismo yihadista pero más allá del detalle, refleja lo que le ocurre a un país, con unos 2,7 millones de habitantes, que importa el 90% de los alimentos que los archiforrados habitantes comen y al mismo tiempo, refleja lo que puede ocurrirles a todos aquellos países que dejan su alimentación, su seguridad alimentaria, en manos de terceros.